Noé Peñaloza

En un emotivo evento, se llevó a cabo la inauguración de las instalaciones renovadas de «Encuentro II» de Drogadictos Anónimos A.C., un centro de rehabilitación destinado a brindar esperanza y transformación a aquellos que buscan retomar el rumbo hacia una vida plena y libre de adicciones.

Esta iniciativa fue posible gracias a la colaboración y esfuerzos conjuntos de diversos sectores de la sociedad, destacando la participación clave de la Arquidiócesis de Puebla, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, los Misioneros del Espíritu Santo, Ingeniero Noé Peñaloza, presidente de Grupo Santa Julia, Don Pablo Hernández, Doña Con Arizpe, la empresa Real y Colchones Lester, la cadena de restaurantes Pollo Feliz, la Fundación Rotaria Internacional, la DIF Estatal de Puebla, y el Municipio de Puebla.

Estos generosos colaboradores, respaldados por la Fundación Majoca AC y un equipo dedicado de voluntarios, unieron fuerzas para hacer posible la creación de un espacio que no solo ofrece rehabilitación, sino que también construye caminos de solidaridad y superación. La inauguración fue un testimonio de cómo la unión de esfuerzos entre la comunidad, la empresa y la filantropía puede lograr resultados extraordinarios.

El Ingeniero Noé Peñaloza, donó todo el ladrillo para construir este nuevo centro, siendo un acto que ayudó de sobremanera para que se realizará este proyecto. Al respecto comentó en este significativo evento:

“En este día celebramos la apertura de un faro de esperanza, es un testimonio de la solidaridad con nuestra comunidad para aquellos que buscan superar las adicciones y reconstruir sus vidas.

Confío en que será un refugio donde la empatía y el apoyo se entrelazan para guiar a jóvenes hacia un futuro más saludable y libre de adicciones. Veo que el material que les doné ha sido bien utilizado, y créanme que durará por muchos años.

Cada ladrillo de este centro representa un esfuerzo conjunto demostrando que cuando nos unimos, podemos superar cualquier desafío y ofrecer una mano amiga a quienes más lo necesitan” finalizó.

«Encuentro II» se erige como un faro de esperanza, donde la comunidad se une para apoyar y guiar a aquellos que buscan dejar atrás las adicciones y construir un futuro lleno de oportunidades. La ceremonia de apertura fue un reflejo de la fuerza que surge cuando diferentes sectores de la sociedad se unen en un propósito común: construir un presente y un futuro mejor para todos.

En este día significativo, celebramos la solidaridad que hizo posible este logro y miramos hacia adelante con optimismo, sabiendo que «Encuentro II» será un testimonio vivo del poder transformador que emana cuando nos apoyamos mutuamente como sociedad.

Entradas recomendadas